A pesar de que la recuperación ha sido anunciada a bombo y platillo, sus efectos aún no han llegado a sectores tan importantes como la investigación para la propia economía del país. Eso es al menos lo que se desprende de la Estadística sobre Actividades de I+D, publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A tenor de sus resultados, la inversión en ciencia de los sectores de administración pública y de enseñanza superior de 2016, en comparación con los datos del año pasado, se ha reducido un 2,7% y un 1,5%, respectivamente.

El INE destaca que solo cuatro comunidades autónomas se situaron por encima de la media nacional en relación al gasto público en I+D. País Vasco (con un 1,89% del PIB), Comunidad de Madrid (1,66%), Comunidad Foral de Navarra (1,62%) y Cataluña (1,46%) son las únicas regiones con una mayor intensidad en la inversión pública autónomica en ciencia respecto a su PIB, al contrario que otras comunidades como Illes Balears (0,33%), Canarias (0,47%) y Castilla-La Mancha (0,57%), que se encuentran por debajo de la media nacional.

La Estadística sobre Actividades de I+D destaca además los esfuerzos por aumentar la inversión en ciencia realizada por regiones como Castilla y León (13,1%), Región de Murcia (10,2%) y Castilla-La Mancha (6,5%), mientras que Extremadura (-9%), Andalucía (-7,9%) y La Rioja (-5,5%) registraron las mayores disminuciones en este gasto público. El INE sostiene que la inversión conjunta del sector público y privado en investigación alcanzó los 13.260 millones de euros, lo que representó un aumento del 0,7% respecto al año anterior, un mayor porcentaje debido al incremento del gasto privado en I+D, teniendo en cuenta la reducción de la inversión en ciencia realizada por las administraciones públicas. “Dicho gasto representó el 1,19% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,22% del año 2015″, comenta el INE en el comunicado de prensa donde da a conocer los resultados.

Seguir la noticia